Untitled Document
Última actualización: Feb 16, 2019

Obispos de EEUU lamentan muerte de niña de 7 años que buscaba asilo

Increase font size Decrease font size

Foto referencial: Pixabay dominio público

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) lamentó la muerte de una niña de siete años que estaba bajo custodia federal, un hecho que demuestra que las políticas de inmigración pueden tener consecuencias fatales.

“Estamos muy afligidos por la noticia de que la niña de siete años Jackeline Caal Maquin falleciera poco después de cruzar la frontera de México con Estados Unidos. Nuestras oraciones y nuestras sentidas condolencias van para la familia de Jackeline”, escribió Mons. Joe Vasquez, Obispo de Austin y Jefe del Comité de Migraciones de la USCCB, en una declaración emitida el 18 de diciembre junto con Mons. Mark Seitz, Obispo de El Paso (Texas) y Mons. Gerald Kicanas, Administrador Apostólico de Las Cruces.   

“De esta tragedia, tenemos que recordar esta profunda consecuencia humana de nuestras fallidas políticas de inmigración, incluyendo también que las restricciones del flujo de buscadores de asilo en la frontera pueden hacer que más familias busquen pasar por entre los puntos de entrada y eso los coloca en un riesgo mayor”, agrega la declaración.

La niña murió el 8 de diciembre en un hospital de El Paso. Jackeline fue detenida dos días antes con su padre y otras 161 personas que buscaban asilo. La menor y su padre llegaron a la frontera desde el pueblo de Raxruha en Guatemala y el camino hasta Estados Unidos les tomó aproximadamente una semana. No eran parte de la llamada caravana migrante que hizo noticia en las últimas semanas.

La pequeña, que vivía con su familia en condiciones de extrema pobreza, tenía signos de no haber tomado alimentos ni agua. En el hospital pediátrico de El Paso donde fue atendida sufrió un paro cardiaco y falleció.

Sin embargo, según el abogado de Nery Gilberto Caal Cruz, el padre de Jackeline, a la niña sí se le dio agua y comida en el viaje hacia Estados Unidos.

Un elemento que habría complicado la comunicación, según el abogado, es que los formularios de las autoridades fronterizas no estaban en español y, además, este no era el idioma principal de Caal.

De otro lado, la secretaria de Seguridad Nacional, Kristjen Nielsen, dijo a los medios que los oficiales fronterizos hicieron todo lo que estuvo a su alcance para ayudar en la situación.

El vocero de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo que lo ocurrido con la niña fue “una muerte innecesaria, que se pudo prevenir en un 100%. Si pudiéramos ponernos de acuerdo y aprobar algunas leyes de sentido común para no incentivar a la gente a que siga viniendo a la frontera, y alentarlos a hacerlo de la manera correcta y legal, entonces ese tipo de muertes, asaltos, violaciones, robo de niños y tráfico humano se acabarían. Y espero que los demócratas se unan en esto al presidente”.

Al ser preguntado sobre si la administración Trump es responsable de la muerte de Jackeline, el vocero respondió: “¿La administración es responsable por un padre que lleva a caminar a un niño por México para llegar a su país? No”.

De otro lado, los obispos saludaron la decisión de que las autoridades realicen una investigación sobre la muerte de la niña y precisaron que lo ocurrido “es un recordatorio trágico de la situación desesperada de muchos que huyen de la violencia, la persecución y la pobreza, algo que enfrentan en sus países y ahora en nuestra frontera”.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS