Untitled Document
Última actualización: Ene 16, 2019

Demos testimonio de la verdad y razón de nuestra fe en Navidad, alienta Arzobispo

Increase font size Decrease font size

Foto referencial: Pixabay dominio público

El Arzobispo de Arequipa (Perú), Mons. Javier del Río Alba, alentó a los fieles a dar testimonio de la verdad y razón de la fe cristiana en este tiempo de Adviento y Navidad, y a reflexionar sobre qué acciones o pensamientos les impiden estar en plena comunión con Dios y el prójimo.

“En una sociedad subyugada por el ídolo ‘dinero’, marcada por el vacío existencial fruto del consumismo, el narcisismo y el hedonismo, en la cual abundan las relaciones pasajeras y las personas corren el riesgo de ser reducidas a objetos desechables y se van habituando a transitar por caminos que no conducen a ninguna parte, la cercanía de la Navidad es ocasión propicia para que los cristianos demos testimonio de la verdad y razón de nuestra fe”, dijo el Prelado en su columna titulada “Preparar la Navidad”, publicada en el sitio web del Arzobispado de Arequipa.

Mons. del Río dijo que el Adviento y la Navidad es un tiempo especial para dar testimonio “con nuestras acciones, nuestra comprensión y cercanía, sin juzgar a nadie, recordemos a todos que Jesús viene a salvarnos y a devolvernos la alegría perdida”.

El Prelado explicó que el “Adviento es un tiempo de conversión, unas semanas destinadas a que veamos qué hay todavía de torcido en nosotros, qué doblez o falta de rectitud puede haber en nuestro corazón, qué hay de escabroso en nuestros pensamientos o acciones que hace difícil o imposible que los demás accedan a nosotros y que impide que vivamos en plena comunión con Dios y con el prójimo”.

Esto, precisó, “no por un puro afán de perfeccionismo humano, sino porque en la Navidad, una vez más, se revelará la gloria de Dios, pero solo podrán verla los limpios de corazón”.

El Arzobispo explicó que el Adviento es también un tiempo para que el Señor “pueda llegar a aquellos que todavía no lo conocen o lo han desechado de su vida y para que pueda llegar igualmente a los diversos ambientes de la sociedad”.

“Conviene, entonces, que cada uno se pregunte cómo puede cooperar para que la salvación de Dios, que nos trae Jesús, llegue a la mayor cantidad posible de personas”, destacó.

Ante los desafíos y retos actuales que enfrenta el Perú como “la polarización de la política”, la “intolerancia con la que se reacciona contra cualquiera que no piense como uno”, y “la corrupción cuya pus cada vez más hedionda no termina de salir”, el Arzobispo alentó a abrirle las puertas del corazón a Jesús para superar estos y otros problemas que afectan al país.

De ese modo, concluyó, todos podrán “vivir una verdadera Nochebuena”.

Puede leer la columna completa AQUÍ.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS