Untitled Document
Última actualización: May 24, 2018

La Guardia Suiza realizará este cambio en su uniforme tradicional

Increase font size Decrease font size

El Comandante de la Guardia Suiza, Christoph Graf, presentó el pasado 4 de mayo el nuevo casco que utilizarán los miembros a partir del próximo año, que será elaborado con plástico negro e impresoras 3D. La agencia de noticias Associated Press (AP) recogió las declaraciones del vocero de la Guardia Suiza, el sargento Urs Breitenmoser, quien dijo que los nuevos cascos serán más cómodos que los tradicionales, fabricados con metal. Indicó que esperan reemplazarlos en el 2019, debido a que necesitan conseguir los benefactores para costear su producción. Breitenmoser explicó que el precio de cada casco será de unos 880 euros (unos 1.050 dólares), la mitad de lo que cuesta fabricar uno de metal. Además, estarán decorados con plumas de avestruz, teñidas de color rojo, y llevarán grabado el escudo del Papa Julio II, que fundó el cuerpo en 1506 para su protección personal. El vocero de la Guardia Suiza aclaró que los nuevos cascos serán utilizados en la Misas papales y en las visitas de estado. Sin embargo, “no protegerán a los guardias de otras amenazas porque son de plástico y solamente ceremoniales”. Según indica la Guardia Suiza en su sitio web, el uniforme de gala, que incluye el uso del casco de metal, fue diseñado por el comandante Jules Repond, que sirvió en el cuerpo de 1910 a 1921. El uniforme tiene los colores azul, rojo y amarillo en honor a la familia Medici, a la cual pertenecía el Papa Clemente VII y a quien los guardias suizos protegieron durante el Saqueo de Roma el 6 de mayo de 1527. A inicios del siglo XX los sombreros de la Guardia Suiza fueron cambiados por el gorro negro modelo vasco que usan en su servicio cotidiano. Durante sus entrenamientos, en el servicio nocturno y en la Puerta de Santa Ana, los guardias visten un uniforme de color azul. Vatican News señaló que el domingo 6 de mayo juramentaron 32 nuevos reclutas de la Guardia Suiza Pontificia en el Patio de San Dámaso del Palacio Apostólico, en el Vaticano. Ese día, el Secretario de Estado, Cardenal Pietro Parolin, celebró una Misa para todo el cuerpo en la Basílica de San Pedro, donde se recordó a los 147 guardias que murieron en defensa de Clemente VII. En la ceremonia de juramentación cada uno de los reclutas pronunció la fórmula: “Juro que serviré leal y honorablemente al Supremo Pontífice Francisco y sus legítimos sucesores, y que me dedicaré a ellos con toda mi fuerza, sacrificando si es necesario también mi vida para defenderlos. Asumo este mismo compromiso respecto al Sagrado Colegio de Cardenales cuando la sede esté vacante. Además prometo respeto, fidelidad y obediencia a mi comandante y a mis otros superiores. ¡Esto juro! ¡Que Dios y nuestros Santos Patrones me asistan!”. El 4 de mayo, el Papa Francisco se encontró en el Vaticano con la Guardia Suiza, incluyendo a los nuevos reclutas, junto con sus familiares. En su discurso, expresó su admiración por “la disciplina, el sentido eclesiástico, la discreción y la profesionalidad austera pero serena con la que desempeñáis cada día vuestro servicio”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS