Untitled Document
Última actualización: Jul 25, 2017

Papa Francisco: Los adultos no podemos quitarles a niños y jóvenes la capacidad de soñar

Increase font size Decrease font size

El Papa Francisco abogó por “una educación libre de juicios previos” que permita soñar a los jóvenes, ya que “nosotros los adultos no podemos quitarle a nuestros niños y jóvenes la capacidad de soñar”. El Santo Padre realizó esta valoración en un mensaje de video emitido en la ceremonia de clausura del Congreso “Entre la Universidad y la Escuela, construyendo la paz a través de la cultura del encuentro”, que se ha celebrado en la Universidad Hebrea de Jerusalén, del 2 al 5 de julio, organizado por Scholas Occurrentes. En el mensaje, el Pontífice valoró el encuentro entre jóvenes y adultos palestinos e israelíes propiciado por el Congreso. “En este momento, jóvenes y adultos de Israel, de Palestina y de otras partes del mundo, de diferentes nacionalidades, credos y realidades, todos respiramos el mismo aire, todos pisamos la misma tierra, nuestra casa común”, subrayó. “Las historias son muchas, cada uno tiene la suya. Hay tantas historias como personas, pero la vida es una. Por eso quiero celebrar estos días vividos allí en Jerusalén, porque ustedes mismos, desde sus diferencias, lograron unidad. No se los enseñó nadie. Lo vivieron. Ustedes se animaron a mirarse a los ojos, se animaron a desnudar la mirada y esto es imprescindible para que se produzca un encuentro”. Francisco explicó que “en la desnudez de la mirada no hay respuestas, hay apertura. Apertura a todo lo otro que no soy yo. En la desnudez de la mirada nos volvemos permeables a la vida. La vida no nos pasa de largo. Nos atraviesa y nos conmueve y esa es la pasión”. En este sentido, destacó el sentido a la vida que ofrece el “encuentro”, un encuentro propiciado por la apertura a los demás. Indicó que “una vez abiertos a la vida y a los otros, al que tengo al lado, se produce el encuentro y en ese encuentro se da un sentido. Todos tenemos sentido”. “Todos tenemos un sentido en la vida. Ninguno de nosotros es un no. Todos somos sí, por eso cuando encontramos el sentido es como si se nos ensanchara el alma. Y necesitamos ponerle palabras a este sentido. Darle una forma que lo contenga. Expresar de algún modo eso que nos pasó. Y esa es la creación”. El Papa animó a descubrir el sentido de la vida y a “celebrar” ese descubrimiento. Afirmó que “cuando nos damos cuenta de que la vida tiene sentido, y de que ese sentido nos desborda, necesitamos celebrarlo. Necesitamos la fiesta como expresión humana de la celebración del sentido. Entonces encontramos el sentimiento más profundo que se puede tener. Un sentimiento que existe en nosotros por y a pesar de todo, por todo y a pesar de todo. Este sentimiento es la gratitud”. Asimismo, llamó a promover una educación “libre de prejuicios. Es decir, libre de juicios previos que nos bloquean, para desde allí soñar y buscar nuevos caminos. De ahí que nosotros, los adultos, no podemos quitarle a nuestros niños y jóvenes la capacidad de soñar, ni de jugar, que en cierta manera es un soñar despiertos”. “Si no dejamos que el niño juegue es porque nosotros no sabemos jugar y si nosotros no sabemos jugar no entendemos ni la gratitud, ni la gratuidad, ni la creatividad. Este encuentro nos ha enseñado que nuestra obligación es escuchar a los chicos y generar un contexto de esperanza para que esos sueños crezcan y se compartan. Un sueño cuando es compartido se convierte en la utopía de un pueblo, en la posibilidad de crear una nueva manera de vivir”. Además, animó también a crear con la educación una cultura del encuentro. “En las personas podemos unirnos valorando la diversidad de culturas para alcanzar, no la uniformidad, no, sino la armonía, y ¡cuánto necesita este mundo tan atomizado!”. “Este mundo que le teme al diferente, que a partir de ese temor a veces construye muros que terminan haciendo realidad la peor pesadilla que es vivir como enemigos. ¡Cuánto necesita este mundo salir a encontrarse!”. Finalmente, agradeció “a los jóvenes de Israel y de Palestina, y a los invitados de otros países del mundo, por animarse a soñar, a buscar el sentido, a crear, a agradecer, a festejar, a poner la mente, las manos y el corazón para hacer realidad la cultura del encuentro”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS