Untitled Document
Última actualización: Jun 25, 2017

Un delincuente atacó la noche del 8 de junio al P. Juan Antonio Zambrano García, de la Parroquia San Pedro y San Pablo en Tijuana (México), y le clavó un desarmador en el lado izquierdo de la cabeza.

Increase font size Decrease font size

Un delincuente atacó la noche del 8 de junio al P. Juan Antonio Zambrano García, de la Parroquia San Pedro y San Pablo en Tijuana (México), y le clavó un desarmador en el lado izquierdo de la cabeza. Según explicó el Arzobispo de Tijuana, Mons. Mons. Francisco Moreno Barrón, en un audio remitido a los sacerdotes de la arquidiócesis, el P. Zambrano García fue atacado durante la noche en su parroquia, cuando “se disponía a descansar”. El ladrido de los perros en el exterior le llamó la atención, explicó el Prelado, y al salir “vio agazapada a una persona por allí en el boiler, le dijo que se retirara, que qué buscaba y esta persona lo agredió con un cuchillo”. El sacerdote logró arrebatarle el cuchillo al agresor, pero este tomó un desarmador y se lo incrustó “junto a la oreja izquierda, de manera muy profunda” pero sin llegar al cerebro. El Arzobispo de Tijuana pidió a los sacerdotes y a la comunidad católica “su oración” para que Dios “fortalezca al Padre Toño en este momento tan difícil y para que, si es su voluntad, le conceda pronto su salud”. El Prelado recordó además su exigencia a las autoridades para “que el Padre tenga seguridad, porque no es la primera vez que lo asaltan ni tampoco es la primera denuncia que se presenta”, sino que “ya se había presentado en dos ocasiones”. En rueda de prensa la tarde del 9 de junio, Mons. Moreno Barrón indicó que “gracias a Dios sabemos que después de la operación pudieron extraerle el desarmador, y lo declaran fuera de peligro”. El sacerdote, explicó el Prelado, “está convaleciente, está en recuperación, va a requerir cuidados especiales pero gracias a Dios el arma no tocó el cerebro ni ningún órgano que pudiera causarle daños severos”. El Arzobispo de Tijuana lamentó además “las diferentes expresiones de violencia que se han venido dando en nuestro Estado y en particular aquí en Tijuana”. Mons. Moreno Barrón indicó que el sacerdote le dijo que un día antes del ataque “habían ingresado algunos malhechores, probablemente los mismos, y habían robado dos cubetas de pintura y la herramienta de trabajo de un trabajador, y seguramente iban por más”. “Él cree que probablemente se trate de personas de la misma comunidad”, dijo.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS