Untitled Document
Última actualización: Oct 17, 2017

Dos réplicas "olvidadas" en Perú permitieron restaurar La Piedad de Miguel Ángel

Increase font size Decrease font size

En una ciudad en el sur del Perú se conservan dos réplicas de “La Piedad”, una de las obras más representativas del artista italiano Miguel Ángel Buonarroti, una de las cuales sirvió para restaurar la imagen original luego de que esta sufriera un atentado en 1972. El Presidente del Patronato de la ciudad de Lampa, en la región de Puno, Oscar Frisancho, contó a ACI Prensa que en 1960 el senador Enrique Torres Belón pidió al Papa San Juan XXIII, su autorización para hacer una réplica de “La Piedad” y llevarla a Lampa. Frisancho explicó que el senador de Lampa logró persuadir al Pontífice “haciendo eco de la costumbre de su pueblo y de su familia de hacer obsequios a la Iglesia”. El Papa dio su autorización y un grupo de arquitectos italianos elaboró en el Vaticano la réplica en yeso cristalino. “El resultado fue una imagen lindísima, exactamente igual a la original, como una gota de agua”, destacó Frisancho. Ese mismo año la estatua fue embarcada con dirección a Lima para luego ser enviada a Puno. Sin embargo, era muy pesada para la cúpula en la capilla de la Iglesia de Santiago Apóstol donde se pensaba colocar. Por ello, en Lima un grupo de arquitectos hizo en seis meses una copia en aluminio para ubicarla en el sitio donde iría la primera y se dispuso que la imagen de yeso sería exhibida en otro lugar más adecuado para su peso. Entonces Enrique Torres Belón volvió a conversar con San Juan XXIII y consiguió su permiso para que las dos réplicas pudieran permanecer en Lampa, ya que, originalmente, el Papa había pedido que se destruyera la de yeso para evitar que se hicieran múltiples copias. El atentado contra La Piedad en el Vaticano y la restauración La réplica de “La Piedad” en yeso de Lampa jugó un papel importante para la restauración de la imagen original esculpida por Miguel Ángel luego de que esta fuera vandalizada en 1972 por el geólogo húngaro llamado Laszlo Toth, que tenía problemas mentales. Toth se abalanzó hacia el lugar donde estaba expuesta “La Piedad” en la Basílica de San Pedro en el Vaticano gritando: “Soy Jesucristo resucitado de entre los muertos” y la golpeó 15 veces con un martillo. Dañó el rostro y el brazo izquierdo de la Virgen, del que se desprendieron 50 fragmentos. Oscar Frisancho señaló a ACI Prensa que “para restaurar ‘La Piedad’ original los arquitectos italianos que elaboraron la réplica viajaron a Puno para tomar las medidas de la imagen en Lampa”. Añadió que desde la restauración de la imagen original, no ha regresado nadie del Vaticano y dijo que cerca de 25 mil turistas visitan Lampa al año. Actualmente la réplica de “La Piedad” elaborada en yeso cristalino está en el municipio de Lampa y la copia en aluminio, que es de color oscuro, está en la capilla dentro de la Iglesia de Santiago Apóstol, sobre la parte cúpula de la bóveda. “Algunos definen este templo como la iglesia más linda del Perú. Yo comparto esa idea y la siento”, manifestó Frisancho y dijo que aparte de “La Piedad”, en esa iglesia también hay obras de arte valiosas que datan de la época del Virreinato. También afirmó que las dos imágenes están protegidas por las autoridades municipales y locales y que cada cierto tiempo se les da un mantenimiento. Sin embargo, dijo que la capilla donde está la imagen de aluminio necesita ser restaurada porque el mármol se está deteriorando por la humedad. Por otro lado, el Presidente del Patronato de Lampa destacó que la ciudad “es un sitio muy especial. No imagino a las réplicas de ‘La Piedad’ instaladas en otra ciudad del Perú porque no tendrían una trascendencia como la tienen” en esa localidad. “Este es un lugar en el altiplano que tiene una historia enorme ya que durante la época del virreinato fue un punto clave en la zona minera entre Cuzco, Arequipa y Potosí (Bolivia). También tiene unas cualidades culturales que se deben difundir y esto fue lo que visualizó Enrique Torres Belón cuando hizo el pedido al Papa”, expresó Frisancho. Asimismo señaló que para los 15 mil habitantes de la ciudad tener dos réplicas de “La Piedad” “acrecienta el sentimiento religioso que Lampa tiene de por sí. Nosotros somos un pueblo mariano muy devoto de la Virgen de la Inmaculada Concepción. Tenemos la felicidad completa y exclusiva porque ‘La Piedad’ no está fácilmente en cualquier lugar”. Respecto a la posibilidad de que el Papa Francisco visite Perú en el 2018, Frisancho dijo que sería una alegría que vaya a la ciudad de Lampa para ver las réplicas de “La Piedad”. “El hecho de que así sea, y más allá de las cualidades espirituales que proyecta nuestro Papa latino que todos conocemos y compartimos con él, confirmaría la fe y nuestra americanidad porque tenemos nuestra propia ‘Piedad’”, afirmó. Perú no es el único país donde hay réplicas de esta obra de Miguel Ángel. También hay una en la Iglesia de São Pelegrino, en la ciudad de Caxias do Sul en el estado de Río Grande do Sul en Brasil. Esta imagen fue obsequiada por el Papa Pablo VI en 1975 por los 100 años de la inmigración italiana. La ciudad de Lampa está ubicada a unos 78 kilómetros de la ciudad de Puno y se puede llegar en auto. La réplica de “La Piedad” en yeso está expuesta en el municipio de 08:00 a.m. a 05:00 p.m. y la que está en la Iglesia de Santiago Apóstol de 09:00 a.m. a 05:00 p.m. Se puede ir a ambos lugares todos los días de la semana.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS