Untitled Document
Última actualización: May 26, 2017

Musulmán cruza de rodillas Santuario de Fátima para pedir unión de los credos

Increase font size Decrease font size

Un joven musulmán cruzó de rodillas la explanada del Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima en Portugal para rezar por la unión de las religiones, y por su hijo que nacerá dentro de poco. Sami Aoun es originario del Líbano, está casado y en dos meses su esposa dará a luz a su primer hijo. En declaraciones a la agencia de noticias Lusa, Sami indicó que conocía las apariciones de la Virgen en Fátima y aprovechó la oportunidad de visitar el Santuario mientras estaba de vacaciones en Madrid. “Aunque sea lejos, vale la pena visitar este lugar bendito”, indicó el joven de 29 años. Tras llegar al lugar, Sami se puso de rodillas y cruzó la explanada del santuario. En el camino una peregrina de origen asiático se paró a su lado y comenzó a rezar por él. También otra mujer se arrodilló y le dio ánimo. Cuando bordeaba de rodillas el perímetro de la Capilla de las Apariciones, dos amigos del Líbano lo sostenían. Mientras avanzaba de rodillas llovía y rechazó los paraguas y rodilleras que la gente le ofrecía. “Es una gran sensación. Se puede sentir el 0,001% de lo que Jesús sintió en su última hora cuando fue llevado a la cruz”, manifestó Sami Aoun. El joven indicó que esta fue una ofrenda por su hijo no nacido y por “la unión entre cristianos y musulmanes”. Añadió que también era “un gesto” para mostrar que todos pueden “vivir juntos”. En su opinión, “el musulmán tiene que creer primero en el cristianismo y después en el islamismo. Porque el cristiano vino antes y abrió camino para que todas las personas creyeran en Dios”. “Yo creo en la Virgen María. Creo que ella se apareció aquí a los tres niños. Cuando vine aquí a visitar Fátima y vi que las personas hacían esto (ir de rodillas como una ofrenda para pedir algo o cumplir una promesa), yo también lo hice, por la Virgen María y por Jesucristo”, manifestó Sami. “Como musulmán, creo en Jesucristo y lo amo mucho”, agregó. El joven libanés comentó que en su país hay una mezquita y una iglesia “separadas por 60 metros”. Uno de los compatriotas que ayudó a Sami a sostenerse, Mohammed, indicó que “en nuestro país también hubo una gran división, que es la vergüenza de la historia del Líbano, la guerra civil entre musulmanes y cristianos. Pero el país siempre ha recibido a todos: desde armenios a kurdos, hasta palestinos. Es muy importante la unión de los pueblos”. La Virgen María y los musulmanes El fallecido Arzobispo Fulton Sheen, pionero de la presencia católica en los medios de comunicación en Estados Unidos, afirmó en un artículo que para los musulmanes María es la verdadera Sayyida o Señora. Indicó que en el capítulo 19 del Corán hay 41 versos sobre Jesús y María. “Hay tal defensa a la virginidad de María aquí, que el Corán, en su cuarto libro, atribuye la condenación de los judíos a la monstruosa calumnia de ellos contra la Virgen María”, escribió el Prelado. En su texto recordó que incluso el profeta Mahoma escribió tras la muerte de su hija Fátima az-Zahra: “Tú serás la más bendita entre todas las mujeres del paraíso, después de María”. El Arzobispo Sheen también explicó que el lugar donde ocurrieron las apariciones de la Virgen, a los tres pastorcitos en 1917, tiene una conexión con la hija del profeta Mahoma. Cuando los musulmanes fueron echados de Portugal, la hija del último jefe musulmán también se llamaba Fátima. Un católico se enamoró de ella y la joven se convirtió al cristianismo. Su esposo la amaba tanto que cambió el nombre del pueblo donde vivían por el de Fátima. El Prelado señaló que “la Santísima Virgen escogió ser conocida como ‘Nuestra Señora de Fátima’, como promesa y signo de esperanza para el pueblo musulmán, y como asegurándoles que ellos, que le manifiestan tanto respeto, un día aceptarán también a su Divino Hijo”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS