Untitled Document
Última actualización: Abr 24, 2014

Hoy se cumple un mes de la elección del Papa Francisco

Increase font size Decrease font size

Papa Francisco, la noche de su elección. Foto: L'Osservatore Romano

Hoy 13 de abril se cumple un mes desde que, en un Cónclave de apenas dos días, el Colegio Cardenalicio eligiera como sucesor del hoy Obispo emérito de Roma Benedicto XVI, al Papa Francisco, antes Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), Cardenal Jorge Mario Bergoglio.

Desde la noche de su primer mensaje, el Papa cautivó a los fieles con una petición que ha sido una constante durante su pontificado, que recen por él.

“Quisiera darles la bendición, pero antes pido un favor. Antes de que el Obispo bendiga al pueblo, pido para que Dios bendiga a su Obispo. Hagamos en silencio esta oración de ustedes para mí”, dijo esa noche.

Al aceptar la elección del Colegio Cardenalicio, según recordó hace poco el arcipestre de la Basílica de San Pedro, Cardenal Angelo Comastri, el Papa Francisco ante el Cardenal Giovanni Battista Re dijo “soy un gran pecador, confiando en la misericordia y en la paciencia de Dios. En el sufrimiento, acepto”.

Francisco, el primer Papa en llamarse así, explicó que la elección del nombre es referencia a San Francisco de Así.

“En relación con los pobres, he pensado en Francisco de Asís. Después he pensado en las guerras, mientras proseguía el escrutinio hasta terminar todos los votos”, recordó el 16 de marzo, en una audiencia con más de seis mil periodistas.

“Francisco es el hombre de la paz. Y así, el nombre ha entrado en mi corazón: Francisco de Asís”, dijo.

Desde su elección como Papa, Francisco demostró su gran sencillez, ya conocida cuando era Arzobispo de Buenos Aires. En uno de sus primeros gestos, el Santo Padre declinó usar el auto oficial del Vaticano destinado a él para conducirlo a la Casa Santa Marta y usó el autobús con los demás cardenales.

Entre otras anécdotas del Papa Francisco, cabe recordar que al día siguiente de su elección se dirigió a la Casa Pablo VI, donde se quedó en los días previos al Cónclave, y pagó la cuenta de su estadía, a pesar de la renuencia de los encargados del local.

El Santo Padre también decidió quedarse en la residencia Santa Marta en el Vaticano, donde estuvieron los cardenales que participaron del Cónclave, en vez de la habitación pontificia del Palacio Apostólico del Vaticano, según un sacerdote amigo suyo porque “considera que es bueno compartir la mesa, las noticias, los comentarios y no estar aislado”.

Poco antes de su Misa de instalación como Obispo de Roma, Francisco pidió a los argentinos que no viajen para participar de esta importante ceremonia, sino que destinen ese dinero a obras de caridad.

En sus homilías, el Papa también ha mantenido la constante exhortación a que los cristianos no perdamos la confianza en la misericordia de Dios, como tampoco la alegría.

En su mensaje previo a la bendición Urbi et Orbi por el Domingo de Resurrección, el Santo Padre pidió a los fieles dejarnos “renovar por la misericordia de Dios, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas”.

Apenas tres días antes, en Jueves Santo, el Papa Francisco lavó los pies a 12 menores reclusos en Casal de Marmo, y les pidió “ayudarnos los unos a los otros… a veces me enojaré con alguien, pero debemos superarlo y si ellos piden un favor debemos hacerlo”.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS