Untitled Document
Última actualización: Jul 23, 2014

Obispo de Castel Gandolfo: Vacaciones con el Papa con tiempo más feliz del año

Increase font size Decrease font size

Obispo Castel Gandolfo (Albano), Mons. Marcello Semeraro.

Al explicar cómo se siente pasar las vacaciones de verano junto al Papa Benedicto XVI, el Obispo Castel Gandolfo (Albano), Mons. Marcello Semeraro, señaló que la llegada del Santo Padre marca el periodo más feliz del año e inunda de alegría a toda la región.

En entrevista con EWTN Noticias el pasado 15 de julio, Mons. Semeraro explicó que tener al Papa tan cerca durante estos meses del verano boreal “es una gran alegría. El pueblo de Castel Gandolfo siente esta presencia como una presencia de familia que nos llena de afecto.

"Obviamente para nosotros, este momento de presencia física, intensifica todavía más nuestras oraciones”, dijo.

Mons. Semeraro hizo un recorrido por la agenda del Papa durante su estancia en el pequeño pueblo del Lago Albano, situado a 18 kilómetros de Roma. El Prelado señaló que Benedicto XVI no descansa, y el mes de julio lo dedica a la preparación del tercer volumen de su obra sobre la vida de Jesús.

“Es el mes más oportuno, el cual él, ciertamente, lo utiliza para hacer este trabajo que prometió para nosotros”.

Mons. Semeraro indicó que Agosto es un mes marcado por la tradicional visita del hermano del Papa, Mons. Georg Ratzinger, a quien “le dedica también su tiempo”. Más tarde, en septiembre, “dedica también su tiempo a retomar un poco la actividad de las audiencias”, dijo.

Como Obispo de Castel Gandolfo desde hace ocho años, “tengo la oportunidad de tener al Santo Padre en estos tres meses de verano en los que se dedica al reposo, pero subrayo junto a mis fieles, a menudo, que durante estos domingos el Papa pone de relieve el valor del reposo y cómo utilizar sobre todo los días de vacaciones, que deben ser una recreación del corazón, del espíritu, y de la mente”, expresó.

Las vacaciones deben ser “un tiempo que para nosotros sea útil para reencontrar el afecto familiar, para vivir las relaciones con las amistades que quizá a los largo del año, por motivos de trabajo se descuidan, pero también para tener un contacto con la naturaleza”.

El prelado subrayó que en las vacaciones se debe, “sobre todo, reservar un tiempo para un encuentro más profundo con Dios en la oración y en la meditación”.

Mons. Semeraro indicó que el Santo Padre siempre recuerda durante la Santa Misa a San Buenaventura, quien fue obispo de la diócesis a la que pertenece Castel Gandolfo, y esto hace que para sus ciudadanos “sea un motivo de alegría y también un compromiso en el ser fieles a la Iglesia”.

Finalmente, el Obispo dijo que rezar el Ángelus junto al Santo Padre cada domingo ante a los cientos de fieles y peregrinos que le buscan, le acerca un poco más a la Iglesia Universal y a su “sí” al Señor.

"El misterio de la encarnación es la oración del Ángelus, que en el fondo recuerda lo que es específico de la religión cristiana, donde se dice que no hay ningún pueblo que tenga a un Dios tan cercano como nuestro Dios. Por tanto, en esta oración, renovamos como María nuestra adhesión a la fe y nuestro amén de fe a Dios”, concluyó.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS