Untitled Document
Última actualización: Sep 02, 2014

Japón: Santuario dedicado a San Felipe de Jesús recibe 20 mil fieles cada año

Increase font size Decrease font size

En el marco de las celebraciones del 150º aniversario de canonización de San Felipe de Jesús, el P. Renzo de Luca, responsable del santuario dedicado al santo en Nagasaki (Japón), señaló que el templo es visitado por 20 mil fieles cada año y se espera que "por su aniversario las visitas se incrementen".

El pasado 10 de junio el santuario japonés celebró una solemne Eucaristía por la canonización de Felipe de Jesús, quien fue considerado mártir y el primer santo mexicano, informó una nota del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME).

Se informó además que el P. De Luca, sacerdote jesuita de nacionalidad argentina, indicó que en el santuario se celebran cinco misas los fines de semana, en los idiomas japonés, inglés y español, en las que participan entre doscientos a trescientos fieles, y a los sacerdotes que acompañan a los turistas se les da la oportunidad de celebrar en sus respectivos idiomas.

Asimismo, el sacerdote indicó que actualmente unas 400 mil personas profesan la fe católica en Japón, a las que se suman casi un millón de extranjeros no residentes, entre filipinos, vietnamitas y latinoamericanos, principalmente, y en la Arquidiócesis de Nagasaki hay alrededor de 70 mil católicos.

Finalmente afirmó que el pueblo japonés simpatiza con la fe católica. "No hay oposición alguna, pero en general el materialismo es muy fuerte, lo que hace que la religión, cualquiera que ésta sea, se encuentre muy relegada".

Felipe de Jesús

Nació en la ciudad de México en 1572. Ingresó a la orden de los Franciscanos en Manila y luego de varios años fue ordenado sacerdote en México.

Posteriormente, se embarco junto con Fray Juan Pobre y otros franciscanos a la Nueva España, pero una tempestad arrojó la embarcación a las costas del Japón, donde Fray Pedro Bautista y otros franciscanos realizaban un arduo trabajo evangelizador.

Felipe se sintió muy feliz de este cambio, pues era consciente que era una instancia para reforzar su "Sí" al Señor en su entrega para la conversión de los japoneses de aquel lugar.

Los esfuerzos de Felipe y sus hermanos dieron abundantes frutos; sin embargo, estalló la persecución de Taicosama contra los franciscanos, pero él permaneció allí hasta que junto a otros 21 franciscanos abrazó la Cruz de la cual fue colgado, suspendido mediante una argolla y atravesado por dos lanzas en Nagasaki.

Fue beatificado con sus compañeros de martirio el 14 de septiembre de 1627 y canonizado el 8 de junio de 1862 por el Papa Pío IX.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

LAS MÁS LEÍDAS